ENFERMEDADES
 

 
Inicio
Adquisición y Origen
CUIDADOS
ALIMENTACION
REPRODUCCIÓN
ADIESTRAMIENTO
ALOJAMIENTO
HIGIENE
CONVIVENCIA
ENFERMEDADES
CANIVALISMO
FORO
LINKS
VUESTROS HAMSTERS
GALERIA 1
GALERIA 2
GALERIA 3
Inicio
Cuidados
imagen
imagen
ÁCAROS
Los hámsters dorados padecen con frecuencia de acariosis, pero los ácaros causantes de la sarna se hacen prácticamente imposible de reconocer, dado que exteriormente el pelaje suele quedar casi intacto. Sin embargo, sobre la piel se les forman costras y eczemas, que causan un fuerte prurito. En muchos casos se tarda apenas un mes hasta que mueren con la piel completamente llena de costras, sin que los orificios de la sarna se muestren en el pelaje, como sucede con otros pequeños animales.

La mayoría de los hámsters dorados, albergan ácaros, los cuales, no obstante, no se hacen patentes ni se multiplican. Sólo cuando su estado general es deficiente estos ectoparásitos se pueden multiplicar mucho, y ello es fácil que ocurra cuando la alimentación es pobre en proteínas de origen animal y hay falta de vitaminas A y E.

Los ácaros también pueden ser transmitidos por otros animales domésticos, tales como conejos, ratones, ratas, gatos y perros. El tratamiento únicamente tiene éxito cuando se lleva a cabo en el momento en que aparecen los primeros indicios. El remedio es bañar al hámster enfermito con un preparado especial que debe ser prescrito por un especialista. A continuación se ha de secar cuidadosamente y aportarle calor, ya que de lo contrario, como sabrás, se refrían con facilidad. Los insecticidas por regla general no tienen efectos, o éstos son escasos, sobre estos parásitos.



imagen
Diabetes
Es muy frecuente en el hámster enano chino. Se trata de una enfermedad hereditaria, muy parecida a la diabetes humana, y que al igual que ésta tiene que ver con el metabolismo de los carbohidratos. Estos hámsters se examinan a conciencia desde hace más de 30 años, para ver qué efectos tiene su alimentación sobre la diabetes. En los experimentos se pudo ayudar a los hámsters enanos chinos con insulina. Sin embargo, esta clase de tratamiento no se puede llevar a cabo cuando se trata de un animal de compañía. El hámster diabético presenta todos los síntomas que aparecen en la enfermedad humana o en otros animales: empeoramiento del estado general, lento adelgazamiento, sed, ascitis, enturbiamiento del cristalino con ceguera en uno o ambos ojos.

En el hámster dorado es frecuente que la diabetes aparezca con la edad. En ese caso también se presentan los síntomas descritos más arriba, pero hay que añadir que también se presentan hemorragias internas debido a los vasos sanguíneos dañados, que en la mayoría de los casos producen la muerte.

imagen
Diarrea

Los hámsters que todavía permanecen en el nido pueden sufrir a veces una fuerte diarrea causada por un virus, que siempre termina con la muerte del animalito afectado, así como de sus hermanos de camada. La madre y los demás animales adultos no enferman.

Por desgracia, la fuente de la infección es tan desconocida como un medicamento que la cure o un remedio preventivo.
Dientes demasiado largos

Si tienen muy pocas posibilidades de roer comida dura o madera, los incisivos crecen demasiado y si llegara el momento en que ya no puedan meterse comida entre los dientes, morirían de hambre. Sin embargo, el veterinario puede acortar los incisivos, siendo aconsejable que sean limados en lugar de cortados con la tenacilla, ya que de lo contrario pueden aparecer grietas longitudinales hasta el alveolo, lo que en determinadas circunstancias puede causar daños permanentes en ellos.

Dientes rotos
Es raro que a un hámster se les rompa un incisivo. En tal caso, se debe generalmente a una alimentación pobre en sustancias minerales. Los dientes se pueden fortalecer añadiendo al alimento un preparado cálcico, dándoles una alimentación rica en minerales o añadiendo al agua de la bebida un preparado especial para roedores. Dado que al hámster les vuelven a crecer, los dientes rotos no son un problema permanente.
imagen
PULGAS Y PIOJOS. PARASITOS
Los hámsters dorados padecen frecuentemente la infestación por pulgas y piojos, que suelen transmitirnos otros animales. Estos parásitos pueden producir infecciones bacterianas, enfermedades cutáneas, prurito y hemorragias, que se añaden a otras enfermedades e incluso pueden causarles la muerte.

Contra las pulgas, piojos y otros ectoparásitos es útil una tira insecticida, que se cuelga durante uno o dos días en la habitación. El insecticida que desprende esta tira no es peligroso ni para el hámster ni para otros vertebrados, si se emplea siguiendo las instrucciones del veterinario y del fabricante del insecticida.
imagen